Páginas

miércoles, 24 de agosto de 2016

Si los superhéroes de Marvel son hombres y mujeres...

En la serie de cómics de Marvel, encontramos superhéroes y superheroinas que combaten las fuerzas del mal (o son el mal personificado) por igual, independientemente de su sexo. Y si en la ficción eso ocurre, ¿por qué no llevarlo a la realidad?




Esta tarde, en teledeporte, he acertado a ver un reportaje sobre la triatleta Anna Flaquer en el que me ha sorprendido una declaración curiosa. Anna comentaba que si bien cada vez hay más mujeres en el mundo del triatlón, las competiciones no están equiparadas a las de los hombres, en cuanto a características se refieren. "A las chicas normalmente nos toca competir en horas de más sol o que tenemos que comer demasiado temprano...". Este hecho provoca que la prueba resulte mucho más dura y, por qué no decirlo, menos seguida y celebrada por el público.


La incorporación de la mujer al mundo del deporte es más bien tardía, si la comparamos con la del hombre, pero no por ello deja de ser menos meritoria. Tenemos muchos ejemplos, tanto a nivel profesional como amateur, de que el deporte en femenino está ahí para reivindicar su lugar. Y con letras mayúsculas. Sin ir más lejos,  un gran ejemplo en estos últimos Juegos Olímpicos celebrados en Río de Janeiro. Centrándome más en nuestro país, la mayoría de metales han sido aportados al medallero por mujeres: 9 medallas femeninas frente a 8 masculinas. A parte de eso, a modo de inciso, la retransmisión de la prueba de triatlón femenino fue obviada por los realizadores, en pro de un partido de baloncesto que no disputaba ningún equipo de nuestro país.

No quiero decir con ello que las mujeres merezcamos ser más laureadas frente a los hombres. Simplemente que se nos ofrezcan las mismas oportunidades y la misma consideración que al sector masculino. Hace ya muchos años que salimos a la calle para entrenar. ¿No es momento de empezar una página nueva?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada